Políticas

Convenio Constitutivo de la CII

El Convenio Constitutivo de la Corporación Interamericana de Inversiones entró en vigor el 23 de marzo de 1986. Su redacción original se modificó mediante resoluciones del 3 de octubre de 1995, 4 de julio de 2001 y 12 de junio de 2002.


El texto del Convenio Constitutivo está disponible en los cuatro idiomas oficiales de la CII.

Inglés

Español

Francés

Portugués

Política sobre disponibilidad de información

El Directorio Ejecutivo de la CII aprobó el 11 de octubre de 2005 una nueva Política sobre disponibilidad de información de la institución que reemplazó la versión que se había aprobado el 15 de enero de 1999. La nueva política, que se aprobó después de un proceso de consulta de 90 días, amplió considerablemente el alcance de la información que habrá de divulgarse al público y, por primera vez, estipuló explícitamente que se habrá de divulgar toda información relativa a la CII y a sus actividades siempre que no existan razones imperiosas para la confidencialidad. La nueva política reafirma la dedicación de la CII a la transparencia y la definición de responsabilidades en todas sus actividades. Los documentos redactados entre el 15 de enero de 1999 y el 1 de diciembre de 2005 se rigen por la política anterior, aprobada el 15 de enero de 1999. La nueva política entró en vigor el 1 de diciembre de 2005.

Haga click aquí para ver la política sobre disponibilidad de información.*

*Para consultas sobre información relativa a los proyectos, favor dirigirse a divulgacionpublica@iadb.org

Otras políticas y procedimientos de la CII

  Versiones en formato .pdf disponibles en:
  Inglés Español
Política de Sostenibilidad ambiental y social de la CII (Junio 25 de 2013) 
Marco de Integridad

 

Principios operativos

La CII invierte en una amplia gama de actividades, entre las que se cuentan nuevos negocios empresariales, ampliaciones, mejoras, reestructuraciones, privatizaciones, refinanciamientos, operaciones de capital de trabajo y otras actividades que promueven el desarrollo económico, en consonancia con su misión.

La Administración de la CII ha establecido pautas y procedimientos apropiados para una eficiente tramitación de todas las operaciones y la administración del acontecer institucional.

La CII no es la única fuente de financiamiento de ninguna empresa en particular. De hecho, intenta movilizar otros recursos financieros y de conciliar los intereses de los distintos inversionistas. La Corporación no participa en operaciones para las cuales, a su juicio, se pueda obtener capital suficiente en condiciones adecuadas sin su participación.

Normalmente, la CII no financia transferencias de inversiones de capital entre inversionistas privados. Las únicas excepciones admisibles a esta regla son los casos en que el cambio de titularidad pudiera dar lugar a una mejora considerable en la empresa; en ese caso,  se tiene que informar al respecto al Directorio Ejecutivo de la CII.

Las operaciones contempladas deben ser coherentes con los planes de desarrollo del país anfitrión, en su caso, y con la estrategia de país del Grupo del BID, además de contar con buenas perspectivas de éxito. Conforme proceda, la CII hará recomendaciones para consolidar una operación propuesta mejorando su estructura y su relación riesgo-recompensa. Verificará que tanto el concepto de la operación como su tecnología, patrocinio y administración sean convenientes; que las prácticas ambientales, sociales y laborales de la empresa sean aceptables y coherentes con la legislación aplicable del país anfitrión y con las pautas ambientales y laborales de la CII; que exista un mercado para los productos o servicios que ofrece el cliente; que el costo de la inversión sea razonable, y que se disponga de financiamiento apropiado.

Todas las operaciones se analizan en función del impacto que puedan tener en el desarrollo económico y del rendimiento económico y financiero previsto. La CII establece los instrumentos financieros y las tasas para cada operación sobre la base de ese análisis.

Los fondos proporcionados por la CII pueden utilizarse para pagar gastos en moneda extranjera o en moneda local, adquirir activos fijos, satisfacer necesidades de capital de trabajo, refinanciar deuda de corto plazo, financiar activos intangibles u otros usos que contribuyan al desarrollo económico.

La CII vela por que todos los bienes y servicios adquiridos con sus recursos  procedan de países miembros y sus precios sean razonables. Sin embargo, no es necesario que los recursos de la CII se dediquen a la adquisición de bienes y servicios procedentes de ningún país determinado.

Al llevar a cabo su misión, la CII procura trabajar a través de intermediarios financieros que tengan presencia en la región con el fin de ampliar su alcance y utilizar, en la mejor manera posible, sus limitados recursos, para fortalecer los mercados financieros locales y siempre que pueda beneficiarse de trabajar con un socio local.

La CII evalúa los riesgos asociados con cada operación para determinar si son aceptables y ayuda a estructurar cada operación a fin de distribuir los riesgos en forma adecuada entre los participantes, incluidos los empresarios, patrocinadores de la tecnología, contratistas, proveedores de materias primas, clientes y los diversos organismos financiadores.

La Corporación evalúa el riesgo de cada sector, empresa y operación, y también toma en consideración las políticas del país anfitrión en cuanto a inversiones, tipos de cambio, controles de precios, tributación y otros factores pertinentes que puedan afectar la viabilidad de la operación. También estructura las garantías adecuadas a un costo razonable. Se requiere asimismo que la evaluación del proyecto ofrezca resultados satisfactorios en lo que se refiere a los siguientes factores críticos: calidad e integridad de los patrocinadores y los accionistas, capacidad de la gerencia, generación de flujo de caja, mercado, garantías y estructura de la inversión de la Corporación.

Una vez que la CII establece que los niveles de riesgo de cada operación son aceptables, determina el rendimiento apropiado.

La CII toma en cuenta el perfil de riesgo de su cartera vigente al analizar cada nueva operación.

Al estructurar sus operaciones, la Corporación se rige por la legislación del país anfitrión, la legislación de otro país y/o las de ambos, y redacta la correspondiente documentación legal de manera que se protejan en forma adecuada sus propios intereses.