Evaluación y auditoría

Evaluación:  Mejorar los resultados en materia de desarrollo

La CII acrecienta el valor que aporta a sus clientes analizando sus propios resultados y aprendiendo de ellos. Medir los resultados de desarrollo es fundamental para que la CII pueda evaluar sus actividades, mejorar sus operaciones y rendir cuentas sobre su desempeño. Estos procesos promueven el aprendizaje y facilitan la definición de responsabilidades ante las partes interesadas. El desempeño de las inversiones de la CII se evalúan a lo largo de su ciclo de vida, con lo que se pueden identificar posibles mejoras. También se obtiene información útil para orientar el diseño de nuevas operaciones.

La CII utiliza dos herramientas para medir los resultados de sus operaciones desde el punto de vista del desarrollo: (1) el sistema DIAS de medición del impacto en el desarrollo y la adicionalidad, que se introdujo en 2008 y sirve para estimar el posible impacto en el desarrollo de un proyecto al comienzo y a lo largo de su ciclo de vida, y (2) el informe ampliado de supervisión anual (XASR), que se utiliza desde 2001 para medir los resultados del proyecto desde el punto de vista del desarrollo y evalúa el desempeño de la inversión, la calidad del trabajo y la adicionalidad aportada por la CII. El sistema DIAS se basa en el marco de evaluación de la CII, que está ampliamente considerado como un modelo de buena práctica para la evaluación de inversiones en el sector privado. El sistema DIAS y el XASR tienen muchos indicadores en común, pero se aplican en distintos momentos del ciclo de vida del proyecto.

Sistema de evaluación de la CII

Marco de evaluación: El marco de evaluación de la CII es fruto de diez años de experiencia de aplicación de normas de prácticas óptimas para la evaluación de inversiones en el sector privado por parte de instituciones multilaterales de financiamiento para el desarrollo. En 2010 se llevó a cabo un análisis comparativo, por encargo del Grupo de cooperación en materia de evaluación de los bancos multilaterales de desarrollo, cuyo resultado indicó que el sistema de evaluación de la CII es el sistema más armonizado de entre los analizados. Los XASR son la piedra angular del ciclo de evaluación, aprendizaje y rendición de cuentas de la CII.

Las autoevaluaciones individuales de los proyectos de inversión son parte esencial del sistema de evaluación. Cuando un proyecto alcanza la fase productiva, el oficial de inversiones redacta un XASR para evaluar los resultados de desarrollo en términos generales, basándose en cuatro factores específicos: los resultados del proyecto desde el punto de vista del desarrollo; el desempeño de la inversión de la CII; la calidad del trabajo de la CII; y la adicionalidad aportada por la CII. Al redactar los XASR, los funcionarios de la CII utilizan pautas distintas para evaluar las operaciones que se llevan a cabo en los mercados financieros y fuera de ellos (sector productivo). La Oficina de Evaluación y Supervisión (OVE) del BID analiza cada uno de los XASR para verificar que el análisis sea confiable e imparcial, las calificaciones sean homogéneas y las lecciones aprendidas sean completas. La OVE prepara un informe al Directorio Ejecutivo de la CII al cierre de cada año calendario en el que se resumen sus conclusiones sobre el desempeño de todos los proyectos evaluados y la calidad del proceso de evaluación.

La CII viene publicando resúmenes de los informes de la OVE en su página web desde 2006.

Resultados en materia de desarrollo: El informe de la OVE correspondiente a 2010 llegó a la conclusión de que el 88% de los proyectos evaluados por la CII lograron resultados de desarrollo favorables; en el 81% de los casos, el desempeño de la inversión fue alto; en el 95% de los proyectos, la calidad del trabajo de la CII fue elevada y el 88% de los proyectos obtuvieron un alto grado de adicionalidad. A efectos comparativos, en 2009, la OVE consideró que el 67% de los proyectos lograron resultados de desarrollo favorables y el 87% obtuvieron buenos resultados en las otras tres categorías. En 2010, el informe de la OVE evaluó 16 XASR correspondientes a siete operaciones con empresas y nueve operaciones con intermediarios financieros. Todos ellos habían llegado a la fase productiva en 2009, al cabo de tres a cinco años de operación.

Productos resultantes de la evaluación: La labor de la CII se basa en dos fundamentos principales: responsabilización, es decir, evaluar si se han logrado los objetivos en lo relativo a desarrollo del sector privado y aprendizaje, y un mejor desempeño institucional en lo que se refiere a promover la mejora continua de las operaciones aprendiendo de la experiencia e introduciendo prácticas óptimas. Para alcanzar ambos objetivos es muy importante comunicar eficazmente a los funcionarios responsables de operaciones las conclusiones y los resultados de las evaluaciones según se reflejan en los informes de la OVE. El objeto es transformar este conocimiento en mejores productos, servicios y procedimientos operativos. la CII lanzó su nuevo portal intranet “Lessons in Action” en 2010, junto con el Sector de Conocimiento y Aprendizaje (KNL) del BID. Contiene más de 70 lecciones aprendidas identificadas en XASR y busca difundir y aprovechar la experiencia adquirida a través de prácticas operacionales y corporativas compartidas.

Difusión: Desde 2009, el informe anual de la CII incluye detalles sobre los resultados de desarrollo. El sitio web de la CII también contiene información resumida sobre resultados de desarrollo y adicionalidad.

Alianzas: La CII trata de forjar alianzas de cooperación más sólidas con otras organizaciones e iniciativas concebidas para mejorar los procesos de evaluación y la medida de los resultados de desarrollo de las operaciones con el sector privado. Para ello colabora estrechamente con el Grupo de cooperación en materia de evaluación de los bancos multilaterales de desarrollo, del que forman parte diversos bancos multilaterales de desarrollo que han establecido normas de prácticas óptimas para evaluar los resultados de sus operaciones en el ámbito del desarrollo. La CII también colabora con otros bancos multilaterales de desarrollo interesados en intercambiar sus experiencias al respecto.