Consorcio Azucarero

Para consultas y comentarios para la CII, contacte con:
El equipo de Comunicaciones de la CII
Correo electrónico: divulgacionpublica@iadb.org

Para consultas acerca de proyectos, incluyendo preguntas medioambientales y sociales relacionadas con las inversiones de la IIC, por favor, contacte con el cliente o con la CII utilizando la información de contacto proporcionada anteriormente. Adicionalmente, las comunidades afectadas por alguno de nuestros proyectos tienen a su disposición el acceso al Mecanismo Independiente de Consulta e Investigación de la CII.
Teléfono:+1 (202) 623-3952
Fax: +1 (202) 312-4057
Dirección: 1300 New York Ave. NW Washington, DC. USA. 20577
Correo electrónico: mecanismo@iadb.org o MICI@iadb.org

Número de proyecto: 
PE3963A-01
Fecha prevista para consideración del Directorio: 
19/11/2013
Fecha de publicación: 
16/10/2013
Compañía: 
Consorcio Azucarero S.A.C. (“CASAC”)
Entidad Patrocinadora: 
No aplica
Monto de Financiamiento Solicitado: 
Up to US$3,650,000
Sector: 
Agricultural Products
Ubicación: 
Jayanca, Provincia de Lambayeque, Perú
País: 
Alcance y objetivo del proyecto: 

CASAC es una empresa creada por un grupo de empresarios peruanos para desarrollar un nuevo ingenio azucarero con capacidad efectiva de molienda de 1.200 TM/día, y equipos y obra civil relacionados a cogeneración en base al bagazo de la caña resultante de la molienda.

El 100% de la caña a ser procesada por el ingenio será comprada a unos 26 pequeños productores independientes. El azúcar rubia producida por CASAC será vendida en el mercado regional.

El objetivo de esta operación de la CII es brindar a CASAC financiamiento para la construcción, desarrollo y puesta en marcha del nuevo ingenio.

El costo total del proyecto es de US$10,4 millones.

Revisión de temas medioambientales: 

Aspectos ambientales y laborales:

Se trata de un proyecto de categoría B según la Política de Sostenibilidad Ambiental y Social de la CII porque puede tener como resultado ciertos efectos que pueden evitarse o mitigarse siguiendo normas de desempeño, directrices y criterios de diseño generalmente reconocidos. Los principales aspectos ambientales y laborales relacionados con el Proyecto son: eficiencia en el uso de recursos y prevención de la contaminación, trabajo y condiciones laborales, salud y seguridad de la comunidad. 

El Estudio de Impacto Ambiental (EIA) de la planta de azúcar fue presentado ante el Vice Ministerio de Industria en el marco del Reglamento de Protección Ambiental para el Desarrollo de Actividades de la Industria Manufacturera.

Efectos sobre la vida silvestre: La fauna terrestre local es escasa, consistente con la existencia de poca vegetación de tipo matorral desértico y bosques semi-densos y ralos. En los estudios realizados se detectaron 3 especies de mamíferos, 37 especies de aves y 4 especies de reptiles. Algunas de las especies identificadas se encuentran catalogadas por distintos sistemas de categorización de riesgo de extinción, aunque ninguna de ellas presenta un riesgo elevado. De acuerdo a la clasificación peruana, una de las especies de ave y una de reptil están catalogadas como “casi amenazado”, siendo ésta la categorización de menor riesgo en la clasificación utilizada. De acuerdo a las clasificaciones de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), no existen especies de fauna que presenten riesgos críticos. La zona evaluada es una zona ya intervenida y con influencia humana, por lo que las especies observadas están adaptadas a dicha presencia y no son afectadas en su permanencia. De cualquier manera durante la etapa de construcción se procurará controlar los niveles de presión sonora para reducir el impacto sobre el medio natural.

Flora: La vegetación del área es semi-desértica con escasas cobertura vegetal de tipo arbustivo correspondiendo a un clima árido con precipitaciones estacionales y de poca magnitud anual. Los bosques naturales han sufrido la intervención humana de larga data mediante la tala de árboles para leña o su afectación por la cría de ganado, y en muchos casos siendo sustituidos por cultivos de maíz, trigo, arroz y frutales. Las especies vegetales naturales más frecuentes son árboles y arbustos como el algarrobo, zapote, bichayo y hualtaco, y algunas especies de gramíneas estacionales en la época de lluvia. De acuerdo a la legislación peruana, de todas las especies identificadas solamente tres se encuentran protegidas: el zapote categorizado como “en peligro crítico”, algarrobo categorizado como “vulnerable” y faique categorizado como “casi amenazado”. Ninguna aparece en las calificaciones internacionales (UICN o CITES). El estudio considera que la instalación del proyecto no afectará la población de estas especies. Sin embargo se desmontará solamente el área estrictamente necesaria.

Uso de la tierra y el agua: CASAC no desarrollará plantaciones de caña de azúcar en forma directa, sino que comprará caña a productores independientes. En el área de influencia del proyecto existe una larga tradición de cultivos agrícolas de caña de azúcar para otras empresas y de otros cultivos como maíz, arroz, frijol, trigo, frutales, así como también de actividades ganaderas. La comisión de regantes del subsector de riego de Jayanca tiene 883 usuarios registrados con una superficie en el entorno de las 6.000 hectáreas regadas. CASAC busca captar algunos de estos productores quienes a su vez buscarán incrementar sus producciones de caña si consideran que esto constituye una opción de mercado adecuada. Es de interés mutuo que el desarrollo de los cultivos agrícolas se realice en forma eficiente y sustentable, para lo cual CASAC procurará fomentar el uso de buenas prácticas y la aplicación de técnicas modernas de cultivo, así como tecnología de riego que permita el mejor aprovechamiento de ese valioso recurso. 

Emisiones a la atmósfera: Las principales emisiones a la atmósfera ocurrirán durante la fase de construcción, proviniendo de los vehículos y maquinaria empleados por los contratistas. Además de las emisiones gaseosas generadas por los motores de combustión interna existirán emanaciones de polvo fugitivo producto del tránsito vehicular y de los movimientos de tierra. A los efectos de mitigar las emisiones gaseosas se mantendrán los motores de acuerdo a las especificaciones del fabricante y con las revisiones técnicas al día. Para mitigar los efectos del polvo fugitivo, se impondrá la obligatoriedad de circular a baja velocidad en zonas no pavimentadas, se humectará la caminería según lo impongan las necesidades y se mantendrá el volumen de movimiento de tierra al mínimo necesario. Los vehículos que transporten material de obra o de desmonte lo harán cubiertos con lonas.

En la fase de operación también existirán emisiones atmosféricas producidas por los vehículos que mueven la materia prima (caña de azúcar). Se deberán implementar las mismas medidas de mitigación que implican la circulación a velocidades reducidas, el correcto mantenimiento de los vehículos y la humectación de los caminos no pavimentados. Asimismo existe el riesgo de deterioro de la calidad del aire por la emisión de gases de combustión por la caldera para generación de vapor. Para mitigar este efecto se instalará un sistema de filtrado de los gases y se implementará un programa de mantenimiento y monitoreo de la caldera. La caldera utilizará bagazo de la caña de azúcar como combustible, que constituye una fuente de energía renovable, genera menos emisiones de óxidos de azufre a la producida por combustibles derivados del petróleo y reduce la emisión de gases de efecto invernadero.

Ruido: El proyecto se ubica en una zona rural sin que exista población contigua a la planta. Los predios linderos son agrícolas por lo cual tampoco se espera la instalación de viviendas en el futuro. Se procurará que los niveles de ruido de la planta industrial no superen los 75 dB mediante un uso correcto de sistemas de mitigación de ruido y su mantenimiento adecuado (uso de silenciadores, amortiguadores, cerramientos, control de fugas de vapor, etc.). Sin embargo cuando el nivel sonoro no pueda ser adecuadamente atenuado será obligatorio el uso de elementos de protección.

Abastecimiento de agua y manejo de residuos líquidos: El abastecimiento de agua para la planta industrial se realizará a partir de pozos. La empresa cuenta con las correspondientes habilitaciones para la extracción de agua. Además, se aprovechará el agua extraída de la propia caña de azúcar en el proceso de molienda de la misma. La mayor parte del agua se reutilizará, solamente se deberá reponer la que corresponde a las pérdidas en el proceso y aquella utilizada para mantenimiento y limpieza y para los servicios de personal de la planta. El número total de personas que ocupará la planta se estima en 135, distribuidos en tres turnos. La mayor parte del agua que se utilizará el proceso será reutilizada después de ser tratada: los efluentes del lavado de caña serán tratados en una poza de decantación de sólidos y una laguna de estabilización, mientras que los efluentes de condensado serán tratados en una piscina de enfriamiento. Los efluentes del área de personal (comedor, vestuarios, servicios higiénicos, etc.) se tratarán mediante digestores anaeróbicos y luego se utilizarán para riego de jardines. Los lodos de dichos digestores serán extraídos por una empresa autorizada por la Dirección General de Salud Ambiental del Ministerio de Salud (DIGESA).

Residuos sólidos: El principal residuo sólido será materia orgánica constituida por el bagazo de caña, resultante de la molienda y extracción de azúcar, junto con las hojas de caña. Esta materia orgánica será utilizada para la quema en la caldera de vapor, realizando así un aprovechamiento importante de energía. A su vez se generarán menores cantidades de cachaza y ceniza producto de la quema de la materia orgánica en la caldera. Estas últimas se dispondrán en los campos como fertilizante o en la producción de compost. Los residuos peligrosos estarán constituidos principalmente por envases de lubricantes y solventes, así como trapos contaminados. El tratamiento de estos residuos lo realizará una empresa autorizada por DIGESA. Los residuos de tipo doméstico serán enviados a relleno sanitario.

Salud y seguridad ocupacional: CASAC está elaborando un Sistema de Gestión Integrada que abarca desde aspectos operacionales hasta gestión medioambiental, de seguridad ocupacional y de salubridad alimentaria (HACCP). Uno de los documentos que integran este sistema es el reglamento interno de seguridad industrial, salud ocupacional, protección ambiental y responsabilidad social (RICASAC), ya preparado. Dicho documento contiene los principios, la política y los valores que la empresa respeta en los asuntos de protección ambiental, seguridad industrial, salud ocupacional y responsabilidad social y es de aplicación tanto para el personal como para contratistas y subcontratistas que presten servicios a las operaciones de CASAC. El RICASAC  prevé la creación de un Comité de Seguridad y Salud en el Trabajo (CSST) integrado por cuatro miembros que tendrá como función el desarrollo de un programa anual de actividades de medio ambiente, seguridad y salud ocupacional y social, la determinación de un mapa de riesgos, así como la preparación y respuesta en casos de emergencia.

Asuntos laborales y sociales: CASAC cumple las leyes nacionales relativas a lo laboral, así como con los estándares de la Organización Internacional de Trabajo (OIT). Entre las principales normas laborales se consideran: los aportes a la seguridad social, la libertad de asociación en representaciones sindicales de trabajadores, la no discriminación laboral y la eliminación de la explotación y abuso del trabajo infantil. Los trabajadores reciben cobertura médica a través del Instituto Peruano de Seguridad Social (IPSS) que abarca al núcleo familiar. 

Para el desarrollo de este proyecto CASAC ha procurado la participación ciudadana a través de encuestas socio ambientales que permitieron conocer las principales preocupaciones de la población respecto a los posibles impactos sociales, económicos, ambientales y culturales que podrían generarse. Las respuestas demostraron un muy importante grado de apoyo al proyecto, al mismo tiempo que iniciaron un camino de diálogo para la prevención de conflictos y construcción de consensos al incorporar los intereses de las poblaciones en la ejecución del proyecto.

Patrimonio cultural y arqueológico: El proyecto se desarrolla en el área de influencia de la cultura Lambayeque o Sicán, que deriva de la cultura Mochica. Esta cultura se destaca por la construcción de complejos ceremoniales constituidos por pirámides de adobe, los cuales han sufrido importantes deterioros por los efectos de las lluvias y de la acción de saqueadores de restos arqueológicos (huaqueros). Por tal motivo es una zona de gran importancia arqueológica. El Instituto Nacional de Cultura (INC) realizó estudios del área de influencia directa e indirecta del proyecto, no encontrando restos arqueológicos. La empresa cuenta con un Certificado de Inexistencia de Restos Arqueológicos (CIRA) que cubre una superficie de 2,6 hectáreas que constituye el área efectiva de construcción. El RICASAC también contempla la protección del patrimonio arqueológico y dispone los procedimientos a seguir ante la existencia de objetos  o restos de patrimonio cultural.

Control y seguimiento: CASAC implantará un Plan de Acción Ambiental y Social (PAAS) para asegurar el cumplimiento de los requisitos ambientales y de salud y seguridad ocupacional de la CII. Entre las acciones del PAAS se incluye la implementación de un plan de contingencias y de un plan de monitoreo ambiental. Asimismo, el PAAS incluirá las acciones que la empresa llevará a cabo para extender el uso de buenas prácticas a los agricultores que provean de materia prima a la planta industrial. La empresa entregará a la CII un informe anual de seguimiento sobre la situación de implantación del PAAS.