CASSA III

Para consultas y comentarios para la CII, contacte con:
El equipo de Comunicaciones de la CII
Correo electrónico: divulgacionpublica@iadb.org

Para consultas acerca de proyectos, incluyendo preguntas medioambientales y sociales relacionadas con las inversiones de la IIC, por favor, contacte con el cliente o con la CII utilizando la información de contacto proporcionada anteriormente. Adicionalmente, las comunidades afectadas por alguno de nuestros proyectos tienen a su disposición el acceso al Mecanismo Independiente de Consulta e Investigación de la CII.
Teléfono:+1 (202) 623-3952
Fax: +1 (202) 312-4057
Dirección: 1300 New York Ave. NW Washington, DC. USA. 20577
Correo electrónico: mecanismo@iadb.org o MICI@iadb.org

Número de proyecto: 
ES3381A-03
Fecha prevista para consideración del Directorio: 
10/12/2013
Fecha de publicación: 
08/11/2013
Compañía: 
Compañía Azucarera Salvadoreña S.A. de C.V. (CASSA)
Entidad Patrocinadora: 
Ingenio Chaparrastique S.A. de C.V.
Monto de Financiamiento Solicitado: 
Préstamo de hasta US$10 millones
Sector: 
Agricultural Products
Ubicación: 
San Salvador, El Salvador
País: 
Alcance y objetivo del proyecto: 

Los recursos del préstamo de la CII se utilizarán para financiar a pequeños y medianos productores de caña de azúcar e inventario.

CASSA es una empresa salvadoreña que se dedica a la producción y exportación de azúcar y subproductos, cogeneración y venta de energía.

Revisión de temas medioambientales: 

Aspectos ambientales y laborales:

Se trata de un proyecto de categoría B según la Política de Sostenibilidad Ambiental y Social de la CII porque puede tener como resultado ciertos efectos que pueden evitarse o mitigarse siguiendo normas de desempeño, directrices y criterios de diseño generalmente reconocidos. Los principales aspectos ambientales y laborales relacionados con el Proyecto son: eficiencia en el uso de recursos y prevención de la contaminación, trabajo y condiciones laborales, salud y seguridad de la comunidad.

CASSA ha estado implementando un Plan de Acción Ambiental y Social (PAAS) como parte de una operación previa con la CII. La compañía tiene en marcha un Programa de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) sobre el cual anualmente prepara una Memoria de Sostenibilidad. Ingenio Azucarero Central Izalco tiene todos los permisos necesarios para su operación (por ejemplo, el permiso ambiental de funcionamiento y el permiso sanitario de funcionamiento) y cuenta con la certificación de su sistema de inocuidad alimentaria con base en el análisis de peligros y puntos críticos de control (HACCP, por sus siglas en inglés) para garantizar la calidad de sus productos y cumplir los estándares de calidad de sus clientes. La inocuidad alimentaria asimismo está garantizada por la certificación ISO 22000 que también obtuvo la compañía. El sistema de gestión ambiental con que cuenta la compañía está siendo mejorado a la fecha para cumplir la norma ISO 14000. Asimismo, CASSA ha implementado en sus operaciones las buenas prácticas agrícolas que consisten en el manejo integrado de cultivos y el control biológico de plagas, la disposición final de recipientes vacíos de productos agroquímicos en centros de acopio autorizados, el monitoreo de riesgos microbiológicos y riesgos químicos, y la capacitación del personal. Estas prácticas llevadas a cabo en conjunto con la implementación del PAAS y su programa de RSC le permiten a CASSA solucionar o mitigar los posibles impactos asociados con sus operaciones y cumplir la normativa nacional y las buenas prácticas internacionales en materia de medio ambiente, trabajo y aspectos sociales, de conformidad con los requerimientos de la CII (Política de Sostenibilidad Ambiental y Social, particularmente en lo referente al cumplimiento de la Norma de Desempeño 2 y la Norma de Desempeño 6 de la Corporación Financiera Internacional).

Eficiencia en el uso de recursos y prevención de la contaminación:  Como resultado del lavado de pisos y los equipos de proceso se generan efluentes líquidos industriales con una alta demanda bioquímica de oxígeno (DBO) principalmente por el contenido de materia orgánica en forma de azúcares y sólidos en suspensión. Estos efluentes líquidos se conducen hasta un tanque de sedimentación donde se remueven los sólidos en suspensión, se neutraliza el pH y se dejan enfriar para después ser aprovechados como agua de riego en los cañaverales próximos al ingenio, cumpliendo la calidad requerida para este uso. El agua de la purga de calderas forma parte del ciclo cerrado para limpieza de los gases de combustión (lavador de gases o scrubber) después de pasar por un sistema de tratamiento físico-químico. Durante el proceso de fabricación del azúcar, el jugo de caña se calienta para evaporar el agua, la cual una vez condensada en estado líquido se recircula para ser aprovechada en la operación misma y si existe un excedente se vierte en el Río Ceniza. Se realizan monitoreos periódicos al agua que se descarga en el Río Ceniza y los resultados se informan anualmente al Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN). CASSA informó a la CII que a la fecha las descargas al Río Ceniza cumplen los parámetros medioambientales exigidos por el MARN. Para el tratamiento de las aguas residuales sanitarias se cuenta con fosas sépticas a las cuales se les da el mantenimiento periódico requerido para garantizar su buen funcionamiento.

Las emisiones de gases de escape y cenizas producidas por la combustión de bagazo en las calderas para la generación de energía y vapor son la principal fuente de emisiones al aire asociadas al proceso de elaboración de azúcar. Las emisiones atmosféricas son controladas mediante lavadores de gases (scrubber). Además, las calderas que queman el bagazo en Ingenio Azucarero Central Izalco son de tecnología brasileña de última generación, cuya operación está automatizada y mejoran la eficiencia de combustión del bagazo, reduciendo al mismo tiempo la generación de ceniza presente en la corriente gaseosa. Los gases y partículas que emiten las calderas se monitorean periódicamente mediante muestreos y análisis de parámetros tales como partículas suspendidas totales, SO2, NOx, CO y CO2 con la finalidad de cumplir las exigencias del MARN al cual se envían los resultados. CASSA informó a la CII que a la fecha las emisiones atmosféricas cumplen los parámetros medioambientales exigidos por el MARN.

Asimismo, CASSA ha colaborado con las autoridades ambientales salvadoreñas y otras partes interesadas participando en grupos de trabajo para la elaboración de normas y leyes en la materia. Por ejemplo, durante el 2012 CASSA participó como miembro del Comité Técnico Nacional sobre acuerdos de producción más limpia y en el comité para la preparación de la Ley General Hídrica.

Ingenio Azucarero Central Izalco tiene implementado un sistema de manejo integral de residuos el cual tiene en cuenta la reducción, reutilización, recuperación, reciclado, retirada y la eliminación de los residuos de conformidad con la normativa ambiental salvadoreña. Los principales residuos generados en las instalaciones son: bagazo; ceniza; cachaza; metales ferrosos; baterías; llantas; plásticos; vidrio; papel; aceites, grasas y solventes usados, entre otros. El sistema de manejo consiste en la separación de los residuos sólidos, su almacenamiento temporal o aprovechamiento dentro de las instalaciones y la disposición final. Los residuos sólidos de tipo doméstico que se generan en la fábrica son recolectados y llevados al sitio de disposición final autorizado por la alcaldía municipal. Los materiales reciclables se canalizan a una compañía recicladora debidamente autorizada. Los residuos sólidos biodegradables se aprovechan como abono para suelos o para la cogeneración de energía: i) la cachaza (torta de lodos generada durante el proceso productivo) se traslada a los campos de cultivo aledaños al ingenio para mejorar la calidad del suelo; ii) el total del bagazo es utilizado en la fábrica como material combustible para las calderas y la ceniza obtenida también se dispone en los campos de cultivo como acondicionador de suelos. Los residuos peligrosos como las baterías y los aceites, grasas y solventes usados que se generan en el área automotriz y de molinos son recolectados, transportados y dispuestos por un prestador de servicios autorizado. Como resultado de la implementación del PAAS acordado con la CII, Ingenio Azucarero Central Izalco ha iniciado la construcción de un centro de acopio para sus materiales reciclables con el fin de mejorar sus condiciones de almacenamiento temporal para que el acceso a estos residuos sea restringido, que estén protegidos de la luz solar directa, del viento y la lluvia y que el sitio de almacenamiento tenga contención secundaria para el caso de los residuos líquidos. La compañía ha informado a la CII que este centro de acopio estará concluido y operando a finales de 2013.

CASSA ha estado trabajado, en coordinación con empresas avaladas por el MARN, para promover el buen manejo y disposición final de sus desechos sólidos industriales, principalmente aceites y grasas, láminas de asbesto y baterías usadas, entre otros.

Los productores de caña de azúcar, personal de haciendas y cooperativas que trabajan para CASSA reciben asistencia técnica y capacitación en el empleo de buenas prácticas agrícolas y ambientales sobre el uso racional, eficiente y adecuado de los productos agroquímicos y el control biológico para el manejo de plagas mediante el cual se reduce el uso de insecticidas.

Trabajo y condiciones laborales: CASSA ha confirmado a la CII que cumple las leyes laborales nacionales y los principios fundamentales de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). La compañía ha reiterado asimismo a la CII que el trabajo infantil siempre ha estado expresamente prohibido por sus políticas (Política de cero tolerancia al trabajo infantil) y que dicho problema nunca ha estado presente en sus operaciones propias. Para asegurarse que sus proveedores principales en su cadena de abastecimiento cumplen las buenas prácticas internacionales, la compañía tiene en marcha programas de supervisión y monitoreo sobre sus proveedores que lleva a cabo de manera coordinada con el Ministerio del Trabajo y Previsión Social, Fundazúcar y la Asociación Azucarera del Salvador. Estos programas incluyen charlas de sensibilización a productores de caña, menores de edad, padres de familia y centros educativos en las zonas de influencia cañera de CASSA. Los trabajadores tienen libertad de sindicalización; sin embargo, a la fecha no hay sindicato en la empresa sino que existen dos cooperativas formadas por los propios trabajadores. Asimismo, la empresa cuenta con canales mediante los cuales los trabajadores pueden comunicar sus inquietudes.

Brindar un ambiente de trabajo seguro y saludable es una de las exigencias del programa de RSC con que cuenta CASSA. Ingeniero Azucarero Central Izalco obtuvo el premio a la salud ocupacional y seguridad industrial 2012, otorgado por el Ministerio de Trabajo y Previsión Social (MINTRAB), el Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS) y empresas consultoras especializadas. El año pasado la compañía brindó 720 horas/hombre de capacitación a sus empleados en temas tales como primeros auxilios, manejo de materiales peligrosos y respuesta a emergencias. Los trabajadores de los ingenios y las plantaciones disponen de equipos adecuados de protección personal. Las instalaciones cuentan con equipos de protección contra incendios y señalización adecuada, y tienen un plan de preparativos y respuesta para casos de emergencia. El personal de campo recibe atención médica a través de brigadas, en coordinación con las unidades de salud del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social. Con el apoyo de 16 brigadas médicas se atendieron en forma gratuita consultas odontológicas, vacunación, análisis clínicos, educación en salud y provisión de medicamentos. Ingenio Azucarero Central Izalco tiene un programa de control de nutrición y del nivel de hidratación de los trabajadores, y ha trabajado para entender y encontrar maneras de prevenir la insuficiencia renal crónica (IRC), una enfermedad que si bien se observa en forma generalizada entre los trabajadores rurales en Centroamérica no se limita exclusivamente a la industria azucarera ni a regiones de producción de caña de azúcar en otros países. Con el propósito de reforzar la detección temprana de esta enfermedad, a solicitud de la CII la compañía realiza exámenes periódicos a aquellos trabajadores con riesgo elevado de IRC.

Salud y seguridad de la comunidad: En su informe anual Memoria de Sostenibilidad la compañía ha informado a la CII que las prestaciones sociales y económicas otorgadas a los trabajadores del ingenio y agrícolas superan las exigencias de las leyes laborales nacionales vigentes. En la Memoria de Sostenibilidad 2012 se informa también las acciones y logros de su programa de RSC. Por ejemplo:  CASSA vela por que no se utilice trabajo infantil ni forzoso en sus operaciones, siguiendo los lineamientos de la OIT; a través del programa “CASSA, de la mano con tu comunidad” se ha brindado apoyo a más de 3,400 familias pertenecientes a cinco cooperativas de comunidades cañeras; el trabajo con cooperativas de comunidades cañeras ha permitido a la Cooperativa El Sunza obtener la certificación de Comercio Justo FAIRTRADE; se otorgaron 160 becas a trabajadores como apoya para terminar su educación básica. 

Control y seguimiento: CASSA continuará con la implementación del PAAS acordado con la CII, con las acciones correctivas que se mencionan en el presente resumen. A lo largo del proyecto, la CII controlará la implementación del PAAS, evaluando los informes de control que la empresa presentará periódicamente y llevando a cabo visitas al proyecto como parte del proceso de supervisión del mismo.