Aguas Blancas

Para consultas y comentarios para la CII, contacte con:
El equipo de Comunicaciones de la CII
Correo electrónico: divulgacionpublica@iadb.org

Para consultas acerca de proyectos, incluyendo preguntas medioambientales y sociales relacionadas con las inversiones de la IIC, por favor, contacte con el cliente o con la CII utilizando la información de contacto proporcionada anteriormente. Adicionalmente, las comunidades afectadas por alguno de nuestros proyectos tienen a su disposición el acceso al Mecanismo Independiente de Consulta e Investigación de la CII.
Teléfono:+1 (202) 623-3952
Fax: +1 (202) 312-4057
Dirección: 1300 New York Ave. NW Washington, DC. USA. 20577
Correo electrónico: mecanismo@iadb.org o MICI@iadb.org

Número de proyecto: 
CH3906A-01
Fecha prevista para consideración del Directorio: 
26/11/2013
Fecha de publicación: 
16/10/2013
Compañía: 
Aguas Blancas Solar 1 Limitada (Aguas Blancas)
Entidad Patrocinadora: 
No aplica
Monto de Financiamiento Solicitado: 
Hasta US$9.000.000
Sector: 
Energy and Power
Ubicación: 
Antofagasta, Chile
País: 
Alcance y objetivo del proyecto: 

Aguas Blancas es una empresa creada con el propósito de desarrollar y operar una planta de generación fotovoltaica con capacidad nominal de 8,8 MWp en la región de Antofagasta en Chile.

La energía a ser producida por el proyecto será vendida a Atacama Minerals Chile (“AMC”) en virtud de un contrato de compra-venta (PPA) firmado por un plazo de 15 años.

El costo total de proyecto es de US$27,4 millones, lo que incluye la construcción de una línea de transmisión de 3,5 km a una tensión de 13.2 kv para transportar la energía a la subestación existente de Aguas Blancas, propiedad de AMC.

El objetivo de esta operación de la CII es brindar a AB financiamiento para la construcción, desarrollo y puesta en marcha de la nueva planta fotovoltaica.

Revisión de temas medioambientales: 

Aspectos ambientales y laborales

Se trata de un proyecto de categoría B según la Política de Sostenibilidad Ambiental y Social de la CII porque puede tener como resultado ciertos efectos que pueden evitarse o mitigarse siguiendo normas de desempeño, directrices y criterios de diseño generalmente reconocidos. Las principales consideraciones ambientales y sociales relacionadas con el proyecto incluyen: eficiencia en el uso de recursos y prevención de la contaminación, trabajo y condiciones laborales, salud y seguridad de la comunidad y patrimonio cultural. Aún no comenzó la construcción del parque solar fotovoltaico ni de la línea de transmisión. La Declaración de Impacto Ambiental fue desarrollada por Poch Ambiental de Chile y presentada al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) de la Región de Antofagasta en octubre de 2012.

Paisaje y medioambiente: El terreno donde se emplazará el parque corresponde a una zona desértica, fuera de los límites urbanos, sin ningún tipo de asentamiento urbano cercano. No se encuentra dentro de ninguna zona de interés turístico, estando ubicada a 115 kilómetros de distancia del Parque Nacional Llullaillaco, a 79 kilómetros de la Reserva Nacional de La Chimba y a 170 kilómetros del Salar de Atacama. No existe ninguna área protegida, sitio prioritario para la conservación, humedal protegido o glaciar próximo. La categorización del terreno es de desierto, desprovisto de vegetación y bajas pendientes. El proyecto no provocará el desplazamiento ni la reubicación de personas. La actividad económica principal es la minería y los servicios asociados a esta actividad. Por ello, las características visuales del paisaje están afectadas por caminos públicos y de exploración minera, tendidos eléctricos y plantas de procesamiento de minerales. El proyecto no interviene zonas de valor paisajístico o turístico.

Impactos sobre la flora: El ambiente donde se ubica el proyecto es de extrema sequedad, sin aportes hídricos, con registros históricos de muy escasas precipitaciones (4 mm de agua por año). El aire es notablemente seco (promedio 35% de humedad) y las variaciones térmicas entre el día y la noche son del orden de los 20 oC. La zona del proyecto se define como desierto absoluto, carente  de especies vegetales. No existen registros de plantas terrestres, ni tejidos vegetales, ni semillas, por lo que el proyecto no tendrá impacto sobre la flora.  

Efectos sobre la vida silvestre: La característica de desierto absoluto desprovisto de vegetación hace que la presencia de fauna sea prácticamente nula. En los estudios realizados se detectaron en forma indirecta 3 especies de fauna silvestre, 2 de aves (chercán y jote de cabeza roja) y 1 de mamífero (zorro). De acuerdo a la clasificación chilena, solamente una de las especies (zorro) está catalogada como “preocupación menor”. El estudio considera que el proyecto no tendrá impacto sobre la fauna.

Emisiones a la atmósfera: Las principales emisiones a la atmósfera ocurrirán durante la fase de construcción, proviniendo de los vehículos y maquinaria empleados por los contratistas. Además de las emisiones gaseosas generadas por los motores de combustión interna existirán emanaciones de polvo fugitivo producto del tránsito vehicular. A los efectos de mitigar las emisiones gaseosas se mantendrán los motores de acuerdo a las especificaciones del fabricante y con las revisiones técnicas al día. Para mitigar los efectos del polvo fugitivo, se impondrá la obligatoriedad de circular a baja velocidad en zonas no pavimentadas, se humectará la caminería según lo impongan las necesidades y se cubrirá todo material transportado así como los montículos temporales generados por la excavación de zanjas y fundaciones.

En la fase operativa no existirán emisiones atmosféricas, con la excepción de aquellas ocasionadas por las tareas de inspección y mantenimientos o esporádicas reparaciones.

Ruido y emisiones electromagnéticas: Durante la fase operativa la mayor contribución al ruido provendrá del que produce el campo electromagnético en torno a las líneas de alta tensión (efecto Corona). Los estudios realizados indican que los niveles sonoros generados por la operación del proyecto no tendrán mayor impacto considerando el valor de tensión contemplado, la distancia a posibles receptores, el ruido de fondo existente y las condiciones ambientales normales. El estudio también destaca que la suma de efectos con las operaciones de AMC está en conformidad con los límites permisibles.

En la etapa de operación se generarán campos eléctricos y magnéticos. Asimismo se podrían producir interferencias de radio y televisión. Los estudios también indican que dichos campos e interferencias serán significativamente menores a los límites establecidos en normas de los Estados Unidos y Canadá.

Patrimonio cultural y arqueológico: Se realizó un estudio del emplazamiento del parque y el trazado de la línea de transmisión detectándose algunos elementos patrimoniales de diferentes épocas. Uno de ellos corresponde a un objeto de cronología prehispánica (núcleo lítico) y los demás refieren a períodos posteriores asociados a la explotación minera (huellas de carreta y fragmentos de botellas de vidrio). Para preservar las áreas patrimoniales detectadas se instalarán cercos y señalética y se dispuso que ante el descubrimiento de elementos o lugares patrimoniales durante el transcurso de la construcción se interrumpan los trabajos y se de aviso al Consejo de Monumentos Nacionales para que determine las medidas de protección adecuadas.

Manejo de residuos sólidos: La mayor cantidad de residuos sólidos se generarán durante la etapa de construcción, aunque el tratamiento de los mismos será similar durante la operación. Aquellos residuos industriales no peligrosos que provengan del montaje o de mantenimientos (plástico, madera, hierro, cartón, cable, metales, etc.) se almacenarán temporalmente en un patio de salvataje para luego ser retirados por empresas de reciclaje o enviados a rellenos autorizados. Los residuos de tipo doméstico serán temporalmente almacenados en contenedores cerrados y retirados por una empresa autorizada. El tipo de panel a ser utilizado no contiene sustancias peligrosas, por lo que los remplazos que puedan ocurrir por roturas o mantenimiento no producirán residuos peligrosos.

Manejo de residuos líquidos: La generación principal de residuos líquidos se generará durante la etapa de construcción debido a la mayor presencia de personal. En todos los lugares de faena que se requiera se colocarán baños portátiles y duchas para el personal que serán gestionados por una empresa externa autorizada. Durante la fase de operación serán empleadas 6 personas. Se construirá un baño con fosa séptica de acuerdo a las normas locales. La limpieza periódica de la fosa séptica generará lodos de escaso volumen que serán tratados por una empresa prestadora de servicios y dispuestos de acuerdo a las normas. La limpieza periódica de los paneles, estimada entre dos y tres veces por año, utilizará agua des-ionizada que se evaporará o será absorbida por el terreno ya que solamente contendrá restos de polvo del ambiente.

Se procurará hacer los mantenimientos vehiculares en la ciudad de Antofagasta para evitar la generación de residuos peligrosos (aceites) en el sitio. No existirá almacenamiento de combustibles en el área de emplazamiento del proyecto. Los transformadores eléctricos serán de tipo sellado, sin mantenimiento.

Se minimizará el uso de hormigón, solamente en aquellos casos requeridos para fijar los sistemas de seguimiento solar cuando las características del terreno no sean favorables al uso de pilotes de sustentación hincados por medios mecánicos. Para el lavado de camiones mezcladores se utilizará un sistema estanco. Una vez endurecido el residuo se dispondrá en un sitio de disposición final autorizado. De esta manera se minimizará el residuo líquido producto del lavado de camiones y maquinaria.

Salud y seguridad ocupacional: Aguas Blancas elaboró un plan de prevención de riesgos y control de accidentes que contempla los principales riesgos ocupacionales, entre los que se incluyen: incendios, accidentes de tránsito, accidentes con lesiones a personas, sismos, emergencia ambientales (derrames de sustancias peligrosas) y condiciones climáticas adversas (lluvias, vientos, etc.). El plan contempla la asignación de responsabilidades, la conformación de un comité de contingencias, los procedimientos a seguir incluyendo las comunicaciones y el seguimiento de la emergencia (evaluación, propuestas de correcciones).

Asuntos laborales y sociales: Aguas Blancas cumple las leyes nacionales relativas a lo laboral, así como con los estándares de la Organización Internacional de Trabajo (OIT). Entre las principales normas laborales se consideran: los aportes a la seguridad social, la libertad de asociación en representaciones sindicales de trabajadores, la no discriminación laboral y la eliminación de la explotación y abuso del trabajo infantil. Los trabajadores reciben cobertura médica que abarca al núcleo familiar. 

Control y seguimiento: Aguas Blancas implantará un Plan de Acción Ambiental y Social (PAAS) para asegurar el cumplimiento de los requisitos ambientales y de salud y seguridad ocupacional de la CII. Entre las acciones del PAAS se incluye la implementación del plan de contingencias y de un plan de monitoreo ambiental. La empresa entregará a la CII un informe anual de seguimiento sobre la situación de implantación del PAAS.