Oackley S.A.

Para consultas y comentarios para la CII, contacte con:
El equipo de Comunicaciones de la CII
Correo electrónico: divulgacionpublica@iadb.org

Para consultas acerca de proyectos, incluyendo preguntas medioambientales y sociales relacionadas con las inversiones de la IIC, por favor, contacte con el cliente o con la CII utilizando la información de contacto proporcionada anteriormente. Adicionalmente, las comunidades afectadas por alguno de nuestros proyectos tienen a su disposición el acceso al Mecanismo Independiente de Consulta e Investigación de la CII.
Teléfono:+1 (202) 623-3952
Fax: +1 (202) 312-4057
Dirección: 1300 New York Ave. NW Washington, DC. USA. 20577
Correo electrónico: mecanismo@iadb.org o MICI@iadb.org

Número de proyecto: 
UR3883A-01
Fecha prevista para consideración del Directorio: 
18/12/2015
Fecha de publicación: 
18/11/2015
Compañía: 
Oackley S.A. (“Oackley”)
Entidad Patrocinadora: 
No aplica
Monto de Financiamiento Solicitado: 
US$3 millones
Sector: 
Agricultural Products
Ubicación: 
Uruguay
País: 
Alcance y objetivo del proyecto: 

Oackley es una empresa familiar uruguaya que se dedica a la producción agropecuaria, principalmente producción de soja, arroz,  y ganadería en unas 7.000 has. de tierra agrícola, de las cuales 2.225 hectáreas son propias y el resto arrendadas.

Los fondos del financiamiento de la CII serán aplicados para re-perfilar sus pasivos financieros.

Revisión de temas medioambientales: 

Aspectos ambientales y laborales:

Se trata de un proyecto de categoría B según la Política de Sostenibilidad Ambiental y Social de la CII porque puede tener como resultado ciertos efectos que pueden evitarse o mitigarse siguiendo normas de desempeño, directrices y criterios de diseño generalmente reconocidos. Las principales consideraciones ambientales y sociales relacionadas con el proyecto incluyen: eficiencia en el uso de recursos y prevención de la contaminación, trabajo y condiciones laborales, salud y seguridad de la comunidad.

Uso de la tierra y el agua. Oackley desarrolla sus actividades agrícolas y ganaderas en tierras propias y arrendadas. Son todos campos que corresponden a explotaciones agrícola-ganaderas y que presentan intervención humana con una larga tradición. Los campos propios llevan más de un siglo en la familia y los arrendados casi treinta años. No hay áreas protegidas ni ecosistemas sensibles, siendo todas las áreas consideradas como hábitats modificados. No existe desplazamiento de poblaciones o actividades económicas. Tampoco existen especies animales o vegetales endémicas o protegidas. 

Existen dos embalses de agua para riego en el campo que entre ambos acumulan seis millones de m3, suficientes para regar 600 hectáreas de arroz o 2.000 hectáreas de soja. Estos embalses tienen treinta años de antigüedad y fueron aprobados por la Dirección Nacional de Hidrografía, dependiente del Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP). El sistema de riego cuenta con 28 km de canales principales y 14 km de canales secundarios, todos ellos funcionando por gravedad, sin necesidad de bombeo y por lo tanto sin consumo de energía. Existen además otras fuentes de agua para la ganadería consistentes en cursos de agua naturales (arroyo Tupambaé y arroyo del Medio) así como tajamares que ofrecen reservas de agua distribuidas en las parcelas.

Emisiones a la atmósfera y ruido. Las principales emisiones atmosféricas y de ruido provienen de los vehículos y maquinaria empleados en las tareas agrícolas (siembra, aplicaciones y cosecha). Se utiliza maquinaria propia y en algunas ocasiones se contrata maquinaria de terceros. Además de las emisiones gaseosas generadas por los motores de combustión interna existirán emanaciones de polvo fugitivo producto del tránsito vehicular. A los efectos de mitigar las emisiones gaseosas y de ruido se debe realizar un correcto mantenimiento de los motores y circular a baja velocidad.

La aplicación de agroquímicos mediante pulverización puede ocasionar efectos perjudiciales por la deriva de aerosoles hacia poblaciones o edificaciones ocupadas, o hacia predios linderos causando efectos sobre personas, animales o cultivos. La empresa y los contratistas deberán observar las normas locales que establecen distancias mínimas y condiciones ambientales (viento) apropiadas para la aplicación de agroquímicos mediante pulverización.

Residuos sólidos y líquidos. La mayor cantidad de residuos sólidos se generarán en la disposición final de los envases vacíos de agroquímicos. Oackley recolecta los envases vacíos, les realiza el triple lavo y los envía al programa CampoLimpio. Este programa recolecta los envases de todo el país en ocho centros de acopio con el fin de recuperar el material plástico de los mismos para evitar la contaminación. El programa funciona en dieciocho países de Latinoamérica. En Uruguay es apoyado por veintiséis  empresas importadoras y comercializadoras de insumos para el agro.

Salud y seguridad ocupacional. Oackley cuenta con el asesoramiento de un técnico prevencionista para asegurar el cumplimiento de la normativa nacional en temas de seguridad, la preparación de un plan de seguridad laboral y asistir en la capacitación del personal sobre prevención de accidentes. Dicho técnico asiste a la empresa en la identificación y evaluación de riesgos, permitiendo desarrollar los procedimientos de trabajo seguro, los programas de capacitación,  las necesidades de equipos de protección personal y los procedimientos de emergencia. Asimismo diseña e implementa los procedimientos de control e inspecciones de seguridad, los procedimientos de investigación de accidentes y los controles a los subcontratos. Oackley realiza la mayor parte de sus trabajos con personal propio, pero en caso de requerir la contratación de empresas para realizar tareas de preparación, siembra o cosecha, estas obligaciones son también aplicables a los contratistas, así como a proveedores que ingresan a los predios de la empresa. Uno de los elementos fundamentales del programa de seguridad es el plan de prevención para el transporte, almacenamiento, manipulación y aplicación de productos fitosanitarios (herbicidas, insecticidas, plaguicidas y fungicidas).  

Asuntos laborales y sociales. Oackley cumple con las leyes nacionales relativas a lo laboral, así como con los estándares de la Organización Internacional de Trabajo (OIT). Entre las principales normas laborales se consideran: los aportes a la seguridad social, la libertad de asociación en representaciones sindicales de trabajadores, la no discriminación laboral y la eliminación de la explotación y abuso del trabajo infantil. La Guía Sobre Derecho del Trabajo Rural preparada por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social recopila toda la legislación vigente en esta materia. De acuerdo a la legislación uruguaya, los trabajadores reciben cobertura médica a través del Fondo Nacional de Salud (FONASA) que abarca al núcleo familiar y con cobertura de seguro de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales.

Control y seguimiento. Oackley implantará el Plan de Acción Ambiental y Social (PAAS) para asegurar el cumplimiento de los requisitos ambientales y de salud y seguridad ocupacional de la CII. Entre las acciones del PAAS se incluye la implementación de un plan de seguridad laboral. La empresa entregará a la CII un informe anual de seguimiento sobre la situación de implantación del PAAS.