Nicefield S.A.

Para consultas y comentarios para la CII, contacte con:
El equipo de Comunicaciones de la CII
Correo electrónico: divulgacionpublica@iadb.org

Para consultas acerca de proyectos, incluyendo preguntas medioambientales y sociales relacionadas con las inversiones de la IIC, por favor, contacte con el cliente o con la CII utilizando la información de contacto proporcionada anteriormente. Adicionalmente, las comunidades afectadas por alguno de nuestros proyectos tienen a su disposición el acceso al Mecanismo Independiente de Consulta e Investigación de la CII.
Teléfono:+1 (202) 623-3952
Fax: +1 (202) 312-4057
Dirección: 1300 New York Ave. NW Washington, DC. USA. 20577
Correo electrónico: mecanismo@iadb.org o MICI@iadb.org

Número de proyecto: 
11624-02
Fecha prevista para consideración del Directorio: 
08/12/2015
Fecha de publicación: 
06/11/2015
Compañía: 
Nicefield S.A. (“Nicefield”)
Entidad Patrocinadora: 
Enertey S.A., Uruguay (“Enertey”) e Instalaciones Inabensa S.A., España, (“Inabensa”), ambas sociedades del Grupo Abengoa, España.
Monto de Financiamiento Solicitado: 
US$12.000.000
Sector: 
Energy and Power
Ubicación: 
Departamento de Salto (Uruguay)
País: 
Alcance y objetivo del proyecto: 

Nicefield es una sociedad de propósito específico creada para el desarrollo de un parque eólico de 70 MW,  denominado Campo Palomas, a través de un contrato de leasing operativo con la estatal Administración Nacional de Usinas y Transmisiones (UTE). El parque se encuentra en el Departamento de Salto, a unos 540 km de Montevideo y contempla la instalación de 35 aerogeneradores Vestas 110 de 2,0 MW cada uno. Se prevé una inversión de US$173 millones, en compra y montaje de los aerogeneradores, construcción de caminos internos, tendido de líneas subterráneas internas, además de la construcción de 6 km de líneas de transmisión en 150 KV que conectan con la subestación de Salto Grande-Arapey (150 kV), y las obras de conexionado de todo el Parque.

Enertey es una sociedad uruguaya, líder en el mercado de concesiones, actualmente operando dos parques eólicos de 50MW cada uno.

Inabensa es una empresa española líder mundial en el diseño y manufactura de sistemas para plantas eléctricas y construcción de subestaciones y líneas de transmisión.

Abengoa es una compañía de ingeniería y tecnología de alcance mundial, fundado en 1941 en Sevilla, España. Referente mundial en desarrollos de energías renovables, infraestructura y de reciclaje de residuos. Presente en Latinoamérica desde 1963, con presencia en más de 80 países.

Los recursos del préstamo de la CII se utilizarán para la instalación, puesta en marcha y operaciones del  mencionado parque eólico.

Revisión de temas medioambientales: 

Aspectos ambientales y laborales:

Clasificación ambiental: Se trata de un proyecto de categoría B según la Política de Sostenibilidad Ambiental y Social de la CII porque puede tener como resultado ciertos efectos que pueden evitarse o mitigarse siguiendo normas de desempeño, directrices y criterios de diseño generalmente reconocidos. Las principales consideraciones ambientales y sociales relacionadas con el proyecto incluyen: eficiencia en el uso de recursos y prevención de la contaminación, trabajo y condiciones laborales, salud y seguridad de la comunidad y patrimonio cultural. El Estudio de Impacto Ambiental fue desarrollado por el Estudio Ingeniería Ambiental y presentado al Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (MVOTMA) en mayo de 2014.

El proyecto consiste en la instalación de 35 aerogeneradores Vestas V110-2.0  con una capacidad nominal de 2,0 MW cada uno, para una capacidad total instalada de 70 MW. La construcción del parque eólico se hará bajo la modalidad de leasing operativo contratado por la Administración Nacional de Usinas y Transmisiones  (UTE). El proyecto tiene un considerable impacto favorable sobre el medio ambiente ya que generará energía eléctrica a partir de un recurso renovable y resultará en una reducción de las emisiones de gas con efecto invernadero. El proyecto incluye la construcción de un puesto de corte y medida, un centro de control, una subestación transformadora y el tendido de una línea de transmisión de 6 km en 150 kV para conectar el parque eólico con la línea existente Salto - Arapey. Además, se construirán 20 km de caminería interna, de 7 m de ancho, que permitirá el acceso a cada uno de los aerogeneradores, a la subestación y a los puestos de control y medida. La conexión eléctrica de los aerogeneradores con la subestación se hará en media tensión (31.5 kV) con tendido de cables subterráneo.

Uso de la tierra. La zona se caracteriza por ser netamente rural. Las tierras de la zona son de uso principalmente ganadero, mayoritariamente bovino y ovino, algunos cultivos agrícolas (cultivos de secano y arroz), cultivos forrajeros y algunas explotaciones forestales (eucaliptus). El emplazamiento del parque es próximo a las rutas Nº 3 y 31, a unos 30 km de la ciudad de Villa Constitución, con una población estimada de unas 2.800 personas y a unos 60 km de la ciudad de Salto, capital del departamento del mismo nombre, con una población de aproximadamente 105.000 habitantes. Las localidades más cercanas al proyecto son las de Palomas y Saucedo, menores a 100 y 300 personas respectivamente.

En el área de estudio se han identificado 6 tipos de ambientes de acuerdo a sus características ecológicas y de uso del suelo: (i) pradera o cultivo agrícola/forrajero; (ii) bosque ribereño; (iii) arrozal; (iv) cuerpos de agua artificial; (v) bosque artificial o frutal, y (vi) residencial. En los campos directamente afectados por el parque eólico y la línea de alta tensión el ambiente más extensamente representado corresponde al de pradera o cultivo agrícola/forrajero con fuerte presencia de ganadería en pastoreo. Son campos que ya presentan intervención humana con una larga tradición de agricultura o ganadería. No hay áreas protegidas ni ecosistemas sensibles, siendo todas las áreas consideradas como hábitats modificados. En las zonas bajo uso agrícola/forrajero se observan mayormente cultivos de secano (soja, maíz y trigo, entre otros) y cultivos forrajeros (raygrass, trébol y alfalfa, entre otros), que alternan con períodos de descanso del suelo. La presencia de árboles nativos en este ambiente es muy escasa salvo en los alambrados y márgenes de los cursos de agua. No se prevén impactos sobre la flora autóctona por la instalación del parque.

Los áridos requeridos para la elaboración de los materiales de construcción serán adquiridos en canteras locales que cuenten con Autorización Ambiental Previa (AAP) y permiso de la Dirección Nacional de Minería y Geología (DINAMIGE), dependiente del Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM).

Efectos sobre la vida silvestre. La fauna local es abundante tanto en mamíferos, aves y peces, siendo la fauna voladora, aves y murciélagos, los que pueden tener riesgos potenciales sobre sus poblaciones. Los efectos principales del parque eólico sobre la fauna terrestre ocurren solamente durante la fase de construcción por la presencia de máquinas y personas en el medio ambiente, en forma temporal y reversible. En las cercanías al sitio de emplazamiento del proyecto no se encuentran áreas prioritarias para la conservación incluidas en el Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SNAP). Las áreas más próximas están localizadas a más de 90 km del predio. En cuanto a las Áreas de Importancia de Aves (IBA’s por su sigla en inglés), el proyecto se encuentra entre dos de ellas, una ubicada a 6 km en dirección norte, y otra a 15 km en dirección suroeste.

En 2014 UTE encargó un estudio a la consultora CSI Ingenieros, titulado “Línea de base biológica de fauna tetrápoda con énfasis en aves y quirópteros”. Se estima la existencia de entre 229 y 241 especies de aves que potencialmente podrían encontrarse en el sitio del parque eólico. El estudio identificó 135 especies. Dos de estas especies, clasificadas como en peligro (EN) nivel global según la clasificación de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), el cardenal amarillo (Gubernatrix cristata) y el capuchino pecho blanco (Sporophila palustris), fueron confirmadas en el IBA más próximo al proyecto. También se han identificado otras especies con categorías de riesgo menores, incluidas en la clasificación de UICN. Las especies de aves más expuestas a los riesgos del parque son las planeadoras, tales como las aves rapaces, las especies de aves acuáticas que realicen movimientos diarios entre los cuerpos de agua y los lugares de descanso, y las especies migratorias, especialmente si lo hacen por la noche. No se han detectado rutas migratorias en la zona de influencia del parque ni rutas de traslado entre cuerpos de agua y lugares de descanso. De las especies analizadas en el estudio de base, hay 2 especies con riesgo alto y 2 con riesgo medio por las características del uso del espacio aéreo y las alturas de vuelo. Ninguna de estas especies tiene problemas de conservación en el territorio nacional.

Existen 20 especies de murciélagos que potencialmente podrían habitar en la zona del parque. Ninguna de ellas está amenazada a nivel nacional y son consideradas de “preocupación menor” por la UICN. Solamente 7 de ellas se consideran prioritarias dentro de la clasificación nacional, siendo de  distribución restringida.

Los principales riesgos para la fauna voladora son los impactos con las aspas de los aerogeneradores y los efectos de las turbulencias generadas por las mismas. También se valoran como riesgos significativos la pérdida o modificación de hábitats, la perturbación por ruido y presencia de personas y vehículos y el efecto barrera sobre las rutas migratorias. Los estudios de impacto ambiental realizados recomiendan realizar un monitoreo sostenido tanto de aves como murciélagos a fin de evaluar el impacto del parque tanto en su etapa de construcción como de operación con el fin de detectar medidas de mitigación de los posibles impactos.

Emisiones a la atmósfera. En general, el proyecto tiene un impacto positivo en las emisiones a la atmósfera, ya que al ser energía de una fuente renovable reducirá más de 200.000 toneladas anuales de CO2 equivalente en emisiones de gas con efecto invernadero.

Las principales emisiones a la atmósfera ocurrirán durante la fase de construcción, proviniendo de los vehículos y maquinaria empleados por los contratistas. Además de las emisiones gaseosas generadas por los motores de combustión interna existirán emanaciones de polvo fugitivo producto del tránsito vehicular y de los movimientos de tierra. A los efectos de mitigar las emisiones gaseosas se deberá realizar un correcto mantenimiento de los motores, se impondrá la obligatoriedad de circular a baja velocidad en zonas no pavimentadas, se humectarán aquellas zonas de tránsito indispensables y se mantendrá el volumen de movimiento de tierra al mínimo necesario. Los vehículos que transporten material de obra o de desmonte lo harán cubiertos con lonas en la medida de lo posible.

Ruido, proyección de sombras e interferencias electromagnéticas. Se modeló el nivel de ruido a alcanzar en las viviendas próximas a los aerogeneradores en la etapa de operación, tomando como referencia los parámetros sonoros de los aerogeneradores proporcionados por el fabricante de los equipos. Considerando el límite de 45 dB establecido por la Dirección Nacional de Medio Ambiente (DINAMA) del MVOTMA, en todos los casos los valores obtenidos mediante los modelos utilizados estarían por debajo de dicho límite en las viviendas analizadas. Solamente existe una vivienda (V28) en la cual el valor proyectado del ruido se aproxima al nivel límite, para la cual se deberán realizar medidas durante la operación y, en caso de ser necesario, plantear medidas de mitigación.

Asimismo se analizó la generación de sombras sobre las viviendas cercanas, tomando como referencia recomendaciones internacionales que establecen límites admisibles de proyección de sobra por día y por año. La evaluación realizada determina que el impacto producido por la proyección de sombras sobre las viviendas cercanas es poco significativo. Existen 2 receptores (V07 y V08) donde el modelo proyecta valores de parpadeo diarios superiores a los 20 minutos. Se deberá realizar una evaluación durante la operación del parque para evaluar el grado de afectación real y proponer medidas de mitigación en caso que se considere necesario.

Con respecto a la generación de campos electromagnéticos la UTE adoptó como referencia los parámetros establecidos por la Comisión Internacional de Protección contra la Radiación No Ionizante (ICNIRP). En el caso del parque eólico, la mayor generación de campos electromagnéticos se producirá por las conexiones de media tensión (31 kV) entre los aerogeneradores y la subestación elevadora, siendo éstas de tendido subterráneo, por lo cual son de efecto no significativo.

Residuos sólidos y líquidos. Los residuos generados por el parque eólico son gestionados respondiendo al Plan de Gestión Ambiental – Fase Constructiva (PGA-C).  La mayor cantidad de residuos sólidos y líquidos se generarán durante la etapa de construcción. El obrador cuenta con los servicios esenciales para el personal de obra (vestuarios, servicios higiénicos, comedor, etc.), oficinas, laboratorio y depósitos de obra y con una planta de fabricación de hormigón. Los residuos líquidos de tipo doméstico serán retirados por un servicio contratado. Además se utilizarán baños químicos en los frentes de obra alejados del obrador. Aquellos residuos industriales no peligrosos que provengan del montaje (plástico, madera, hierro, cartón, cable, metales, etc.) se almacenan temporalmente para luego ser enviados a reciclaje, donación o sitios de disposición final habilitados por la Intendencia de Salto. Los residuos contaminados con hidrocarburos (envases, filtros, trapos, suelos, etc.) se almacenarán por separado para ser retirados por una empresa autorizada para su tratamiento y disposición final.

Durante el mantenimiento de los aerogeneradores, la recolección de aceites usados se hará en recipientes adecuados, con tapa e identificación, y su disposición transitoria será sobre suelo protegido en el edificio de control. Una vez colmada la capacidad de acopio de estos recipientes se enviarán a las instalaciones logísticas del operador para su entrega a gestor habilitado. En caso de derrames de aceite u otros productos peligrosos, será responsabilidad del encargado de mantenimiento de los equipos su inmediata limpieza y disposición final de los residuos generados, debiéndose contar con todos los elementos necesarios (trapos, recipientes, etc.) para su recolección. Todos los transformadores, así como los sitios de acopio de hidrocarburos, contarán con suelos protegidos y recintos estancos en caso de fugas.

Cada aerogenerador requiere unos 450 m3 de hormigón que será transportado en camiones desde la planta hormigonera situada en el obrador. El lavado de camiones se hará en la planta hormigonera, mediante un sistema de piletas. En la pileta primaria decantarán los sólidos de mayor granulometría. Mediante un caño de rebalse se conducirá el sobrenadante a una pileta secundaria donde sedimentarán los sólidos suspendidos de granulometría intermedia. Finalmente, se procederá de la misma manera con el sobrenadante de la pileta secundaria, siendo éste conducido a la última pileta donde sedimentará la fracción más fina de los sólidos suspendidos. Las piletas serán dimensionadas de modo que tengan un tiempo de retención mínimo de 24 horas. El pH será controlado antes del punto de vertido y se corregirá hasta alcanzar un valor máximo de 8,5.

Patrimonio cultural y arqueológico. No se conoce antecedentes arqueológicos específicos para el área de implantación del parque eólico. Existen sitios arqueológicos en las proximidades del Río Uruguay, en el área de influencia del lago de la represa de Salto Grande, consistentes principalmente en petroglifos y la existencia de herramientas e instrumentos usados para su creación. A los efectos de evitar la afectación de posibles hallazgos en el sitio del parque eólico, se elaboró un Plan de Actuación Arqueológico (PAA), el cual se presentó a la Comisión de Patrimonio Cultural de la Nación (CPCN). En dicho Plan se propone la realización de un Estudio de Impacto Arqueológico, aún no realizado.

Salud y seguridad ocupacional. La operación normal del parque eólico no requiere personal presente, siendo monitoreado su funcionamiento en forma remota. De cualquier manera el operador deberá cumplir con los procedimientos de seguridad establecidos por el fabricante de los aerogeneradores.

Además del PGA-C, habrá un Plan de Emergencia de la Obra que contempla responsabilidades, actuaciones y comunicaciones a llevar a cabo en caso de emergencias, así como programas de entrenamiento para el personal. Para la etapa de operación será necesario adecuar el plan de contingencias.

Las excavaciones de las fundaciones podrían requerir la utilización de explosivos en caso de que se encuentren en sustrato rocoso. El material explosivo a utilizar será el que provee el Servicio de Material y Armamento del Ejercito Nacional. El transporte y uso de todos los elementos detonantes estará a cargo de una empresa tercerizada con los permisos necesarios para desempeñar dichas labores. Su transporte se realizará en las cantidades necesarias para efectuar las voladuras de cada jornada, retirándose del predio los explosivos no utilizados al finalizar el día.

Asuntos laborales y sociales. Nicefield cumple las leyes nacionales relativas a lo laboral, así como con los estándares de la Organización Internacional de Trabajo (OIT). Entre las principales normas laborales se consideran: los aportes a la seguridad social, la libertad de asociación en representaciones sindicales de trabajadores, la no discriminación laboral y la eliminación de la explotación y abuso del trabajo infantil. De acuerdo a la legislación uruguaya, los trabajadores reciben cobertura médica a través del Fondo Nacional de Salud (FONASA) que abarca al núcleo familiar y con cobertura de seguro de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales.

Para el desarrollo de este proyecto Nicefield ha procurado la participación ciudadana a través de entrevistas a pobladores de las localidades de Palomas y Saucedo que permitieron conocer las principales preocupaciones de la población respecto a los posibles impactos sociales, económicos, ambientales y culturales que podrían generarse. Se llevaron a cabo actividades de difusión del proyecto a través de la comisión de fomento de la localidad de Colonia Rubio y una presentación en una escuela local para escolares y vecinos. En general existe una percepción positiva sobre el parque eólico como generador de fuentes de trabajo, así como promotor de mejoras en la infraestructura, particularmente caminería y electrificación. Los aspectos negativos señalados por los pobladores refieren a posibles riesgos para las aves y el efecto del ruido sobre los animales. La empresa dispondrá de un mecanismo para que el público pueda comunicar consultas y reclamos, el cual todavía no está implementado. 

Control y seguimiento. Nicefield implantará el Plan de Acción Ambiental y Social (PAAS) para asegurar el cumplimiento de los requisitos ambientales y de salud y seguridad ocupacional de la CII. Entre las acciones del PAAS se incluye la implementación de un plan de contingencias, la evaluación de los niveles de ruido y efecto de parpadeo sobre los receptores identificados como posibles afectados, la realización del estudio de Impacto Arqueológico, la implementación de un mecanismo de consulta y comunicación público y de un plan de monitoreo ambiental, en particular de aves y murciélagos. La empresa entregará a la CII un informe anual de seguimiento sobre la situación de implantación del PAAS.

================================================================================

ADDENDUM:

Numero de proyecto: 11624-02
Fecha prevista para consideración del Directorio: Marzo 22, 2016
Prestatario: Nicefield S.A.
Entidad patrocinadora: Invenergy Wind Global LLC
Monto del financiamiento que se solicita: US$ 67 millones

Alcance y objetivo del proyecto:

Nicefield es una sociedad de propósito específico creada para el desarrollo de un parque eólico de 70 MW,  denominado Campo Palomas, a través de un contrato de leasing operativo con la estatal Administración Nacional de Usinas y Transmisiones (UTE). El parque se encuentra en el Departamento de Salto, a unos 540 km de Montevideo y contempla la instalación de 35 aerogeneradores Vestas 110 de 2,0 MW cada uno. Se prevé una inversión en compra y montaje de los aerogeneradores, construcción de caminos internos, tendido de líneas subterráneas internas, además de la construcción de 6 km de líneas de transmisión en 150 KV que conectan con la subestación de Salto Grande-Arapey (150 kV), y las obras de conexionado de todo el Parque.

El plan financiero del proyecto incluirá un préstamo A del BID y de la CII que en conjunto representaría hasta un 40% del costo total del proyecto.El plan financiero también contempla un préstamo B de la CII.

=================================================================================