Avícola Campestre S.A. de C.V.

Para consultas y comentarios para la CII, contacte con:
El equipo de Comunicaciones de la CII
Correo electrónico: divulgacionpublica@iadb.org

Para consultas acerca de proyectos, incluyendo preguntas medioambientales y sociales relacionadas con las inversiones de la IIC, por favor, contacte con el cliente o con la CII utilizando la información de contacto proporcionada anteriormente. Adicionalmente, las comunidades afectadas por alguno de nuestros proyectos tienen a su disposición el acceso al Mecanismo Independiente de Consulta e Investigación de la CII.
Teléfono:+1 (202) 623-3952
Fax: +1 (202) 312-4057
Dirección: 1300 New York Ave. NW Washington, DC. USA. 20577
Correo electrónico: mecanismo@iadb.org o MICI@iadb.org

Número de proyecto: 
ES3427A-01
Fecha prevista para consideración del Directorio: 
05/10/2015
Fecha de publicación: 
04/09/2015
Compañía: 
Avícola Campestre S.A. de C.V. (“Avícola Campestre” o la “Empresa”)
Entidad Patrocinadora: 
No aplica
Monto de Financiamiento Solicitado: 
US$1.100.000
Sector: 
Ganadería y avicultura
Ubicación: 
San Miguel, El Salvador
País: 
Alcance y objetivo del proyecto: 

Esta operación de la CII tiene como objetivo principal brindar financiamiento para construcción y compra de equipo de una nueva galera con capacidad de 70.000 pollos en una de las granjas de la Empresa.

Avícola Campestre es una empresa salvadoreña fundada en 1998 y se dedica al engorde, procesamiento, empaque, distribución y venta de carne de pollo. Actualmente cuenta con cuatro granjas, en las cuales tiene diecinueve galeras para una capacidad total de 606.000 pollos de engorde. La Empresa también cuenta con una planta procesadora de pollos con capacidad instalada de producción de 3.420 pollos por hora (un turno).
 

Revisión de temas medioambientales: 

Aspectos ambientales y laborales:

Se trata de un proyecto de categoría B según la Política de Sostenibilidad Ambiental y Social de la CII porque podría tener impactos y riesgos ambientales y sociales que se circunscriben a las instalaciones del proyecto y, en general, son reversibles y se pueden mitigar con medidas disponibles que se pueden aplicar en el contexto de la operación. Las principales consideraciones ambientales y laborales relacionadas con el proyecto son: manejo de efluentes líquidos, manejo de residuos sólidos orgánicos, uso eficiente de los recursos, inocuidad alimentaria, bioseguridad y salud; y seguridad en el trabajo.

Manejo de efluentes líquidos
Todos los efluentes líquidos de la planta procesadora se canalizan hacia un biodigestor central, donde se incorporan a otros residuos orgánicos del proceso de producción: excrementos de los pollos que ocupan las nuevas jaulas en batería y polvo de soja y maíz sobrante del procesamiento del alimento para los pollos. El proceso de descomposición pasiva que se produce en el biodigestor genera gas metano, que se reconduce a la planta para su utilización como combustible para las calderas. A medida que llega agua nueva al biodigestor, el agua ya procesada se bombea al exterior y se utiliza para el riego por aspersión de unos campos de caña de azúcar propiedad de la Empresa. Esta agua procesada se somete a análisis frecuentes para asegurar que cumpla las normas nacionales sobre efluentes líquidos, incluida la norma NSO 13.49.01:06, “aguas residuales descargadas a un cuerpo receptor”. El proceso de limpieza de las galeras está diseñado para minimizar la cantidad y carga de elementos nutrientes del efluente. En primer lugar, todos los sólidos orgánicos se retiran por medios mecánicos.  A continuación, se procede a barrer las galeras para retirar la mayor parte de los sólidos restantes. Por último, se realiza un lavado con agua presurizada. El efluente se canaliza a una zanja de absorción, donde se filtra pasivamente a medida que se reintegra al acuífero.

Manejo de residuos sólidos orgánicos
Entre un ciclo de producción y el siguiente, todo el material de anidación (cáscaras de arroz) se retira, se almacena y se cubre el tiempo suficiente para que las temperaturas internas alcancen entre 50 y 60 grados Celsius, que es la temperatura a la que se destruyen muchos microorganismos patógenos para el ser humano o para las plantas. Después del tratamiento, el material se embolsa y se transporta en vehículos cubiertos a tierras agrícolas propiedad de Avícola Campestre, donde se incorpora mecánicamente a la tierra para que sirva de abono natural. Asimismo, los esqueletos de pollo que se retiran de las galeras se depositan en un compostador exclusivo para este uso, de conformidad con las buenas prácticas del sector. El compost resultante se incorpora a los campos de cultivo de la Empresa. Todas las partes de pollos que no se envasan para la venta (por ejemplo, las plumas) se reúnen y se procesan para fabricar un pienso rico en nutrientes que se utiliza como aditivo en la producción de alimento para animales.

Uso eficiente de los recursos
Toda el agua utilizada en los procesos de producción de Avícola Campestre se extrae de pozos ubicados en los terrenos de la Empresa. En todos los casos, este uso está autorizado por la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (ANDA). Antes de emitir la autorización, este organismo evalúa la dinámica de la capa freática y toma mediciones de los pozos para confirmar que la saca de agua prevista no afectará a la producción de los demás pozos del entorno. Toda el agua que se utiliza en la planta procesadora pasa por un biodigestor y posteriormente se utiliza en el riego de campos de caña de azúcar, lo cual reduce al mínimo la cantidad de agua que, de no ser así, habría que extraer de los pozos.

Todos los sólidos orgánicos generados con la producción y el procesamiento de pollos se reciclan y se reintegran al proceso de producción (en forma de pienso) o se aprovechan en actividades agrícolas productivas (en forma de abono). La Empresa repuebla activamente las zonas aledañas a sus granjas de pollos. Además, mantiene 84 hectáreas de bosque certificadas como zona protegida por el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales. Por último, el biogás producido por el biodigestor y utilizado como combustible en las calderas de la planta procesadora representan cerca del 27% de toda la energía consumida en la planta.

Inocuidad de los alimentos
Los empleados y visitantes de la planta procesadora se someten a controles para reducir al mínimo el riesgo de contaminación de los alimentos. Esto supone el uso de batas, redecillas para el cabello y máscaras respiratorias, además de la desinfección de botas y manos a la entrada. La planta se encuentra físicamente dividida de manera que los procesos tempranos se mantengan apartados de los posteriores, que exigen más limpieza. La planta está certificada por el Ministerio de Salud Pública y por el Departamento de Inocuidad Alimentaria del Ministerio de Agricultura y Ganadería. Dentro de la planta, una vez a la semana la Empresa toma muestras y realiza análisis para detectar posibles contaminantes biológicos. Los análisis se llevan a cabo en el laboratorio de control de calidad de la propia Empresa y también en laboratorios externos certificados. Avícola Campestre cumple los requisitos de control de calidad de Walmart, uno de sus principales clientes.

Bioseguridad
Todas las granjas de Avícola Campestre están certificadas por el Ministerio de Agricultura y Ganadería. Para obtener esta certificación, la Empresa introdujo un plan profiláctico que incluye la administración de vacunas y la toma de muestras para la detección de varias enfermedades, como la gripe aviar. Avícola Campestre está certificada por el Ministerio de Salud Pública a escala empresarial.

Salud y seguridad en el trabajo

Avícola Campestre tiene contratada a una empresa especializada para que preste servicios de control de plagas una vez al mes. Aunque esta empresa especializada tiene la responsabilidad de almacenar y manipular adecuadamente todos los productos químicos potencialmente tóxicos, Avícola Campestre ha adquirido el compromiso de asegurar que estas actividades se realicen de conformidad con la Política de Sostenibilidad Ambiental y Social de la CII. Los empleados que intervienen en las actividades de molienda y mezcla del alimento para los pollos cuentan con máscaras y equipos de protección ocular para resguardarse del polvo. La Empresa documenta todos los accidentes e incidentes de forma sistemática, con indicación de las causas y las medidas de subsanación adoptadas. La Empresa cuenta con un plan de gestión de riesgos cuya puesta en práctica está a cargo de varias brigadas, bajo la supervisión de un comité central de salud y seguridad ocupacional. Los miembros interesados en formar parte de este comité tienen que contar con la acreditación del Ministerio de Trabajo y Previsión Social. El comité en su totalidad recibió la acreditación de ese mismo ministerio tras satisfacer los requisitos indicados en la Ley General de Prevención de Riesgos en los Lugares de Trabajo.

Reconocimiento externo
En 2010 la Empresa obtuvo el reconocimiento del Centro Nacional de Producción Más Limpia por su desempeño sobresaliente. El desempeño se midió en varias áreas temáticas, incluidas las siguientes: optimización del uso de agua, gestión de olores, gestión, almacenamiento y disposición de desechos sólidos comunes y especiales y compostaje. En 2014 la Asociación Salvadoreña de Industriales, junto con la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), reconoció oficialmente a Avícola Campestre como “empresa modelo” por su desempeño en los siguientes aspectos: cumplimiento de la normativa, transparencia corporativa, valores y ética en la Empresa, desarrollo profesional y fortalecimiento de las capacidades de los empleados, bienestar de los trabajadores, relaciones con la comunidad y gestión energética. Por último, en 2015 la Empresa recibió un diploma de reconocimiento de la Unidad Ambiental Municipal de la Alcaldía Municipal de San Miguel por su valioso apoyo, compromiso y colaboración en la protección del medio ambiente.

Seguimiento e informes
Avícola Campestre preparará un plan de acción ambiental y social satisfactorio para la CII para asegurar el cumplimiento de la normativa nacional y la Política de Sostenibilidad Ambiental y Social de la CII. Este plan de acción deberá incluir los siguientes compromisos: implementación de un sistema de gestión ambiental y social sólido y alineado con las buenas prácticas internacionales (especialmente las indicadas en la Norma de Desempeño 1 de la Corporación Financiera Internacional y análisis de la situación actual en lo que se refiere al medio ambiente y la salud y seguridad en el trabajo en todos los aspectos de las operaciones de la Empresa, con el compromiso de asegurar que esté en línea con lo exigido por la CII y el Grupo del Banco Mundial. Avícola Campestre deberá enviar informes a la CII con periodicidad anual sobre la implementación de su sistema de gestión ambiental y social y el cumplimiento de la normativa local y de las políticas y normas de la CII.