Bancos Multilaterales de Desarrollo (BMD) intensifican lucha contra la corrupción aplicando sanción conjunta

08/04/2010

El reconocimiento mutuo de inhabilitaciones aumenta fuertemente las posibles penas para las empresas involucradas en actos de fraude y corrupción, agregando un fuerte componente disuasivo



LUXEMBURGO – Dando un paso importante en la lucha global contra el fraude y la corrupción, los jefes de los principales bancos multilaterales de desarrollo (BMD) firmaron hoy un acuerdo para reconocer mutuamente las decisiones de inhabilitar a empresas y personas que se hayan visto involucradas en irregularidades en los proyectos de desarrollo financiados por alguno de ellos.

El acuerdo, que establece reconocimiento mutuo para las inhabilitaciones que excedan un año de duración, incluye al Banco Africano de Desarrollo, el Banco Asiático de Desarrollo, el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo, el Grupo del Banco Interamericano de Desarrollo, y el Grupo del Banco Mundial.

Las sanciones que un banco multilateral de desarrollo aplica son principalmente la amonestación, la imposición de condiciones a contratos futuros, y la inhabilitación, que puede ser permanente o por un período determinado. Las empresas y personas inhabilitadas por un banco son inelegibles para participar en actividades financiadas por la institución. La inhabilitación pública —que conlleva riesgos tanto financieros como de reputación—, es considerada un importante disuasivo para la comisión de fechorías.

"Este acuerdo de los bancos de desarrollo de reconocer mutuamente sus inhabilitaciones envía un claro mensaje contra la corrupción: quien robe o engañe a uno, será castigado por todos", dijo el presidente del Banco Mundial, Robert B. Zoellick. "Esta acción da a nuestros bancos una poderosa herramienta para sancionar a las firmas involucradas en prácticas fraudulentas y corruptas en los proyectos de desarrollo, y da un fuerte incentivo a las empresas para que limpien sus operaciones. Las reglas se han vuelto más estrictas. Este acuerdo también reafirma a los gobiernos de nuestros países miembros que el financiamiento para el desarrollo, escaso como es, llega donde debe llegar".

"La acción unificada es fundamental para que tengan éxito nuestros esfuerzos por combatir la corrupción e impedir que ella socave la efectividad del desarrollo", dijo Luis Alberto Moreno, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo. "Las sanciones conjuntas, combinadas con mayor intercambio de información y coordinación de investigaciones, facilitará a nuestras instituciones prevenir, detectar y disuadir actos de corrupción con una mayor eficacia", agregó.

Los bancos participantes seguirán teniendo sus propias estrategias independientes para disuadir y prevenir el fraude y la corrupción en sus proyectos, pero el acuerdo constituye una oportunidad para profundizar la cooperación en la gestión de riesgo de fraude y corrupción.

"Esta cooperación está llevando la lucha contra el fraude y la corrupción a un nuevo nivel. Enfrentar resueltamente a la corrupción es clave para desarrollar economías sostenibles que atraigan inversión y generen confianza. Es un paso muy importante ", dijo Thomas Mirow, presidente del Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo.

Intensificar la acción disuasiva es un componente clave del esfuerzo global por combatir la corrupción y evitar que se socave la eficacia del desarrollo. "Un enfoque unificado y coordinado en la lucha contra el fraude y la corrupción ayudará a asegurar que el apoyo prestado por los bancos multilaterales de desarrollo en todo el mundo llegue íntegramente a sus destinatarios. Esto maximizará la eficacia del desarrollo como parte de nuestros esfuerzos colectivos para reducir la pobreza y garantizar un crecimiento económico sostenible", dijo Haruhiko Kuroda, presidente del Banco Asiático de Desarrollo.

El acuerdo de sanción colectiva cumple el compromiso adoptado por los firmantes el 17 de septiembre de 2006 como parte del Grupo de Trabajo Anticorrupción de las Instituciones Financieras Internacionales. El acuerdo de 2006 comprometía a los bancos multilaterales a explorar la posibilidad de que las medidas que uno de ellos tomara para hacer cumplir las reglas pudieran ser reconocidas por los demás. En virtud del acuerdo de 2006, las instituciones acordaron armonizar sus definiciones de lo que son prácticas sancionables, y compartir más información sobre las investigaciones que llevan adelante.

La inhabilitación conjunta, junto con un mayor intercambio de información y una mejor coordinación de las investigaciones, debe permitir a las instituciones prevenir, detectar y disuadir la corrupción con más eficacia. Un enfoque sólido, simétrico y coordinado también puede mostrar a gobiernos y empresas que cada institución es capaz de mantener los mismos estándares de supervisión.

"Los esfuerzos compartidos y de cooperación que traerá este nuevo acuerdo garantizarán la efectividad del desarrollo al sancionar a entidades y personas que hayan participado en actividades de fraude y corrupción, impidiendo así que se beneficien de recursos destinados al desarrollo y el alivio de la pobreza. Esto garantizará además la efectividad de los esfuerzos de disuasión dirigidos tanto a la oferta como a la demanda de la corrupción", dijo el presidente del Banco Africano de Desarrollo, Donald Kaberuka.

El Banco Europeo de Inversiones, anfitrión en la ceremonia de firma, también elogió el acuerdo. "Comprometido en su lucha contra la corrupción, el BEI da la bienvenida a este reconocimiento mutuos de inhabilitaciones, dijo su presidente, Philippe Maystadt. "En su calidad de banco de la Unión Europea, el BEI estudiará cómo incorporarse a la iniciativa respetando el marco jurídico de la UE, donde opera. Mientras tanto, el BEI buscará que su propia política de inhabilitaciones tome plenamente en cuenta las decisiones adoptadas por los otros bancos multilaterales".

Más información sobre el acuerdo de reconocimiento mutuo de inhabilitaciones en:

Contactos

Enlaces



Este Comunicado de prensa está disponible en Portugués

Contacto: Samuel Silva

Teléfono: (202) 623-3878

Correo electrónico: samuels@iadb.org