¿Cómo funciona?

Mediante sus préstamos concesionales, el Fondo Climático Canadiense ofrece a las empresas deuda intermedia sumamente necesaria y opciones más prolongadas de recuperación de las inversiones, a fin de incentivar las inversiones en energía solar y geotérmica y en reforestación, entre otros sectores.


El Fondo Climático Canadiense, de US$250 millones, puede co financiar deuda:

  • Con más alto grado de riesgo
  • En condiciones concesionales

Límites de los proyectos:

  • Período de inversión de cinco años (hasta abril de 2017)
  • Préstamo máximo del préstamo del CF2, US$30 millones, sin monto mínimo
  • Igual o menor que la inversión del Grupo BID
  • Plazos de hasta 24 años
  • La inversión en capital no se admite
  • Préstamos en moneda local sin cobertura, de hasta US$125 millones

Criterios de elegibilidad

Podrá considerarse el financiamiento de proyectos por la CII si:

  • contribuyen al desarrollo de un país miembro prestatario de la CII
  • la mayoría de las acciones con poder de voto del prestatario pertenecen a entidades de países miembros de la CII
  • son viables desde los puntos de vista financiero y técnico
  • cumplen los requisitos ambientales y sociales de la CII

 

Una vez acordada la elegibilidad, la CII firma una carta de mandato y procede a llevar a cabo los exámenes de diligencia debida (técnico, ambiental, de mercado, jurídico, financiero y de integridad).


Los fondos canadienses se aprueban mediante el proceso de aprobación de la CII y su desembolso está condicionado a la aprobación del préstamo de la CII. Si un proyecto muestra beneficios en material de mitigación de los efectos del cambio climático (reducción de los gases de efecto invernadero) o de la vulnerabilidad frente a ese cambio (adaptación), y necesita un tramo de menor costo o mayor deuda riesgosa, o ambas cosas, para ser viable, podrá co financiarse con recursos del Fondo.